LV26
LV26
Últimas Noticias
Detuvieron a dos policías por el homicidio en Río Tercero de una mujer y su hijo
Se trata de un sargento y un cabo primero....
Actividades por la inauguración del Monumento RIO TERCERO CAPITAL NACIONAL DEL DEPORTISTA
En una jornada especial para la ciudad, desde las...
Reempadronamiento para recibir la Tarjeta Social
Adrián Vitali, explicó que todos aquellos que reciben este...
Crean la Cámara Gastronómica
Daniel Pobor, flamante presidente de la cámara de gastronómicos,...
Detienen a un hombre de 63 años que se hacía pasar por Agente de la CIA
Este fin de semana, varios vecinos denunciaron a la...
No habrá recolección ni jueves ni viernes
La empresa prestataria del servicio informa a los vecinos...
A.P.A.U.D. ORGANIZA EL FESTIVAL DE LA CANCIÓN RÍO 2016
Miguel Fernández, Presidente de la entidad benéfica, explicó cómo...
Nuevas aulas para escuelas de Río III
El intendente Dr. Alberto Martino dijo hoy, en su...
Invitan a visitar el Vivero Municipal
Rafael Prado, desde el área de Asuntos Vecinales, contó...
Sin recolección de residuos el próximo lunes
La firma Cotreco, informó a través de un comunicado,...

Se trata de un sargento y un cabo primero. Están sospechados de haber incendiado una casa en 2014 para ajusticiar a un supuesto delincuente. Por el hecho, murieron dos personas y hubo dos heridos.
En otro escándalo que salpica a la Policía de Córdoba, dos suboficiales fueron detenidos este martes en Río Tercero por el presunto delito de homicidio calificado, según informaron fuentes cercanas a esa fuerza de seguridad.
Se trata de los uniformados Cristian Gabriel Ahumada y José Ezequiel Vidaurre, a quienes imputó la fiscal Andrea Heredia Hidalgo por la sospecha de que, en noviembre de 2014, habrían incendiado una casa prefabricada para ajusticiar a un supuesto delincuente. La vivienda estaba ubicada en la calle San Miguel al 900 de barrio Belgrano.
En ese hecho, ocurrido cerca de las 5 de la mañana, murieron dos de los integrantes de la vivienda, identificados como Alejandro Villalón, de 20 años, y su madre Mirta Noemí Selva, de 53, y otras tres personas resultaron heridas.
Los familiares de las víctimas habían adelantado, en una entrevista con TRIBUNA, en noviembre pasado, que sospechaban de policías.
La decisión de detener a los dos policías (uno es sargento y el otro, cabo primero) fue tomada tras un año de investigaciones de la fiscal Heredia Hidalgo y de la Dirección de Investigaciones Operativas de la Policía de Córdoba.
Lo que se intenta dilucidar es si los uniformados detenidos pertenecían a una suerte de fuerza parapolicial de justicieros de la zona.
El incendio en el que murieron su madre y hermano se inició en horas de la madrugada, en una vivienda prefabricada de la calle San Miguel 970, de barrio Belgrano.
Aquella noche, además de las víctimas se encontraban en la casa Nahuel (23) y Lucía (12) Villalón, hijos de la mujer fallecida, y Estefanía Vélez (21), una amiga de la familia.
Pericias realizadas por bomberos determinaron que el incendio se inició luego de que desde el exterior arrojaran dentro de la casa dos bombas molotov.
Una testigo
La pista que permitió orientar la investigación hacia policías como los supuestos responsables de iniciar el incendio, surgió a partir de la declaración de una testigo.
“A los pocos meses de ocurrido el hecho apareció una mujer asegurando que ella había visto a dos personas -dos policías- entrar a una casa y referirse a que ‘el trabajo ya había sido hecho’. Fuimos con ese dato a la Justicia, la mujer declaró, aportó nombres y allí nos confirmaron que uno de los policías es experto en explosivos”, contó Natalia.
La mujer dijo que poco tiempo después la testigo se desdijo ante la fiscal, y cuando su hermano le preguntó el porqué, respondió “porque ella y su familia estaban amenazadas”.
El incendio intencional que investiga la fiscal Heredia Hidalgo, está envuelto además en denuncias por hostigamiento por parte de la policía, hacia el joven que resultó víctima y su hermano.
La familia apuntó desde el comienzo que los jóvenes “eran perseguidos” y se realizaban en la casa incendiada “constantes allanamientos”.
“Los policías conocían que la casa era prefabricada porque habían estado un montón de veces allí, por lo que sabían que podía tomar fuego rápidamente. Yo creo que la intención fue matarlos a todos”, comentó Natalia Villalón a TRIBUNA, hija y hermanda de las víctimas.
La supuesta persecución de policías hacia sus hermanos no finalizó tras el incendio, según aportó
“Hace algunos meses policías pararon a mi hermano Nahuel para pedirle los datos, él los brindó pero aún así seguían molestándolo. Se dio cuenta que no tenían buenas intenciones y comenzó a correr, entonces le tiraron con un arma y lo hirieron en un brazo”, contó.
FUENTE. CADENA 3 Y TRIBUNA
Se trata de un sargento y un cabo primero. Están sospechados de haber incendiado una casa en 2014 para ajusticiar a un supuesto delincuente. Por el hecho, murieron dos personas y hubo dos heridos.
En otro escándalo que salpica a la Policía de Córdoba, dos suboficiales fueron detenidos este martes en Río Tercero por el presunto delito de homicidio calificado, según informaron fuentes cercanas a esa fuerza de seguridad.
Se trata de los uniformados Cristian Gabriel Ahumada y José Ezequiel Vidaurre, a quienes imputó la fiscal Andrea Heredia Hidalgo por la sospecha de que, en noviembre de 2014, habrían incendiado una casa prefabricada para ajusticiar a un supuesto delincuente. La vivienda estaba ubicada en la calle San Miguel al 900 de barrio Belgrano.
En ese hecho, ocurrido cerca de las 5 de la mañana, murieron dos de los integrantes de la vivienda, identificados como Alejandro Villalón, de 20 años, y su madre Mirta Noemí Selva, de 53, y otras tres personas resultaron heridas.
Los familiares de las víctimas habían adelantado, en una entrevista con TRIBUNA, en noviembre pasado, que sospechaban de policías.
La decisión de detener a los dos policías (uno es sargento y el otro, cabo primero) fue tomada tras un año de investigaciones de la fiscal Heredia Hidalgo y de la Dirección de Investigaciones Operativas de la Policía de Córdoba.
Lo que se intenta dilucidar es si los uniformados detenidos pertenecían a una suerte de fuerza parapolicial de justicieros de la zona.
El incendio en el que murieron su madre y hermano se inició en horas de la madrugada, en una vivienda prefabricada de la calle San Miguel 970, de barrio Belgrano.
Aquella noche, además de las víctimas se encontraban en la casa Nahuel (23) y Lucía (12) Villalón, hijos de la mujer fallecida, y Estefanía Vélez (21), una amiga de la familia.
Pericias realizadas por bomberos determinaron que el incendio se inició luego de que desde el exterior arrojaran dentro de la casa dos bombas molotov.
Una testigo
La pista que permitió orientar la investigación hacia policías como los supuestos responsables de iniciar el incendio, surgió a partir de la declaración de una testigo.
“A los pocos meses de ocurrido el hecho apareció una mujer asegurando que ella había visto a dos personas -dos policías- entrar a una casa y referirse a que ‘el trabajo ya había sido hecho’. Fuimos con ese dato a la Justicia, la mujer declaró, aportó nombres y allí nos confirmaron que uno de los policías es experto en explosivos”, contó Natalia.
La mujer dijo que poco tiempo después la testigo se desdijo ante la fiscal, y cuando su hermano le preguntó el porqué, respondió “porque ella y su familia estaban amenazadas”.
El incendio intencional que investiga la fiscal Heredia Hidalgo, está envuelto además en denuncias por hostigamiento por parte de la policía, hacia el joven que resultó víctima y su hermano.
La familia apuntó desde el comienzo que los jóvenes “eran perseguidos” y se realizaban en la casa incendiada “constantes allanamientos”.
“Los policías conocían que la casa era prefabricada porque habían estado un montón de veces allí, por lo que sabían que podía tomar fuego rápidamente. Yo creo que la intención fue matarlos a todos”, comentó Natalia Villalón a TRIBUNA, hija y hermanda de las víctimas.
La supuesta persecución de policías hacia sus hermanos no finalizó tras el incendio, según aportó
“Hace algunos meses policías pararon a mi hermano Nahuel para pedirle los datos, él los brindó pero aún así seguían molestándolo. Se dio cuenta que no tenían buenas intenciones y comenzó a correr, entonces le tiraron con un arma y lo hirieron en un brazo”, contó.
FUENTE. CADENA 3 Y TRIBUNA

Comments are closed.